10 consejos para traducir tus contenidos

Si tienes un negocio y pretendes internacionalizarlo, está claro que tendrás que traducir todos sus contenidos: desde la página web hasta los anuncios y la documentación más técnica de los manuales de instrucciones.

Sin embargo, la gran mayoría de las empresas no piensan en la redacción de un contenido como un texto traducible. Esto es: tu jefe te pide que redactes un comunicado de prensa para mañana a primera hora. Lo haces y punto. Luego resulta que hay que traducir ese comunicado porque se va a emitir tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido. Se lo envías a tu proveedor de traducciones y este te responde con un correo de dos páginas con dudas a las que tienes que responder para que la traducción esté perfecta, como es el caso del estilo que quieres en la lengua meta o el público meta al que deseas llegar.

Por ello, he elaborado una pequeña guía para facilitarte la vida tanto a ti —como redactor y cliente— como al traductor. Todos saldréis ganando porque las pautas estarán claras desde el principio y no perderéis tanto tiempo en detalles.

FASE DE REDACCIÓN

1. Piensa en tu público meta y especifícalo al cliente. ¿Tu texto va dirigido a un público adolescente o a ingenieros técnicos? No será lo mismo la redacción ni la traducción de un anuncio de una revista para adolescentes que un comunicado para toda la red de ingenieros que trabajan en un gran proyecto de construcción. Para el primero, tendremos que utilizar vocablos específicos de la jerga adolescente y hacer uso de estrategias de marketing, puesto que lo que se pretende es vender. En el segundo primará sobre todo la jerga técnica propia del proyecto en cuestión.

2. Redacta de manera clara y sencilla. Redacta frases cortas y claras. Evita repeticiones y ambigüedades. Sé concreto y no caigas en conceptos demasiado abstractos y difíciles de entender en tu propio idioma. Evita el uso de acrónimos o abreviaturas o aclárale su significado al traductor para facilitarle la vida, que puede llegar a gastar una hora de su tiempo documentándose (sí, es su trabajo, pero también tendrás la traducción antes si le facilitas la vida, ¿no?).

3. Cuidado con las connotaciones culturales y el humor. Las primeras son prácticamente imposibles de traducir puesto que hacen referencia a los conocimientos culturales compartidos que tiene el lector con el autor. Si el lector es extranjero, no tiene conocimientos culturales de la cultura de origen y lee la traducción del artículo sin ninguna nota al pie ni explicación entre paréntesis, es complicado que comprenda el sentido de lo que se pretende. Por el mismo motivo, el humor es particularmente difícil de traducir, sobre todo los chistes (a menos que tengan alguna equivalencia en la lengua meta).

4. Sé coherente con la terminología. Este ya no solo es un consejo para la traducción del documento, sino para que le facilites la lectura a tu cliente. Si utilizas siempre el mismo término, tu cliente sabrá en todo momento de qué estás hablando. Si vas variando, puede que esté confundido porque se piense que hablas de otro concepto. Lo mismo sucede para el traductor, que, en casos de proyectos técnicos, suele elaborar glosarios para mantener la misma coherencia.

5. Tal y como comentamos en esta entrada sobre la traducción de tuits, hay que tener en cuenta el espacio con el que contamos para la traducción y el porcentaje adicional que ocupan ciertas lenguas. Como vimos, no es lo mismo traducir del español al inglés que del inglés al alemán.

6. Revisa lo que has redactado. Es una etapa fundamental pero que no siempre se lleva a cabo por falta de tiempo. Es posible que tu mente vaya más rápido que tus dedos y que no te des cuenta de las erratas o incoherencias que has dejado atrás. Ni decir tiene que estos fallos son una barrera para el traductor. Por ello, revisar todos los textos que redactas es más que necesario. Tanto para tu lector como para el traductor.

FASE DE TRADUCCIÓN

7. Proporciona una información básica al traductor: público meta, objetivo del artículo, términos o incluso guías de estilo (si las hubiera). Aunque el traductor siempre se documenta por su cuenta en Internet, toda la información que le puedas proporcionar es poca. Cuanto más le des, más probabilidades habrá de que la traducción esté tal y como quieres.

8. Responde a las preguntas del traductor. Aunque le hayas proporcionado toda la información posible, puede que tenga alguna duda de cualquier tipo. Nuestro consejo es que le respondas cuando puedas y no lo dejes pasar. Solo tardarás dos minutos en responder y, de esta manera, también te aseguras de que el mínimo detalle de la traducción esté impecable.

9. Confía en tu proveedor. Si eres de los que se fía más del traductor automático que del traductor… vamos mal. El ser humano siempre puede equivocarse, pero no pongas en entredicho la traducción de tu proveedor porque el traductor de Google te proponga otra solución. Es más, lo más probable es que su solución sea diferente que la de tu traductor. Y peor. Siempre y cuando hagas comentarios constructivos, tu proveedor te explicará cuáles son los criterios que ha seguido.

10. Dedica un minuto a responder al traductor. El feedback siempre se agradece, ya sea positivo o negativo, puesto que ayudará al proveedor a ajustarse todavía más a tus necesidades.

Y hasta aquí la entrada de hoy, ¡hasta la próxima! 🙂

Podéis consultar la entrada original que escribí aquí: 10 consejos para traducir tus contenidos

¿Cómo traducir un tuit?

Una de las características de Twitter es su límite de caracteres por mensaje público. Esto significa que la persona que escriba un mensaje solo tiene 140 caracteres para expresar lo que quiere decir en un tuit. Por consiguiente, su traducción también se verá limitada a dichos caracteres.

Así pues, la traducción se convierte en un verdadero reto para ciertas combinaciones lingüísticas. Esto es, si traducimos del español al inglés, lo más probable es que no tengamos mucho problema puesto que el inglés es una lengua con una estructura más sencilla y suele ocupar menos que el español. Sin embargo, si queremos traducir del inglés al alemán, es más que probable que tengamos ciertas complicaciones. El alemán es una lengua cuyos vocablos son muy largos porque suele unir varias palabras en una sola (entre otros motivos). ¿Resultado? El propio espacio es insuficiente en el caso del alemán.

¿Cómo se traduce en caso de restricciones de espacio?

Es una pregunta que no solo concierne el mundo de los tuits, sino la subtitulación (más compleja y que no trataremos aquí hoy). En estas condiciones, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El número máximo de caracteres por mensaje. Es un aspecto muy obvio pero que hay que tener en cuenta porque, de lo contrario, el mensaje no se podría publicar.
  • Las características lingüísticas de la lengua meta. Sigamos con el mismo ejemplo. Si sabemos que el alemán tiende a ocupar más espacio, habrá que idear diferentes soluciones para poder transmitir el mismo mensaje que el original, como es el caso de la adaptación.
  • La esencia del mensaje que se quiere transmitir. Si estuviéramos hablando de la traducción al alemán de una publicación redactada en inglés, es muy probable que tuviéramos que captar el núcleo del mensaje para adaptarlo al alemán para que cupieran todos los caracteres en el límite establecido.
  • La estructura propia del marketing de la lengua meta. Twitter es una herramienta más de marketing. Esto implica que, además de la dificultad de tener que respetar el límite de caracteres y de adaptar el mensaje a la lengua meta, el traductor también debe ser capaz de elegir los términos exactos para vender. O lo que es lo mismo, ser un experto en marketing. Porque, no lo olvidemos, una mala traducción de un anuncio puede arruinar la campaña o el nombre de una marca.
  • El público del mensaje. Además de los puntos anteriores, el traductor siempre debe tener presente el tipo de público de la marca y de la cuenta de Twitter del cliente. De esta manera, conseguirá elegir el tono y los términos adecuados para captar la atención del público meta en cuestión.

Numerosos son los artículos que hacen mención de la herramienta Bing Translator para traducir tuits. La propia página de Twitter pone a disposición de sus usuarios una guía para ayudar a sus lectores. Sin embargo, se trata una vez de más de un traductor automático. Si bien esta herramienta podría ser de ayuda para comprender el sentido de un mensaje —lo cual tampoco sucede siempre debido a que no deja de ser un traductor automático—, no es válida para traducir tuits de cuentas oficiales de grandes marcas e importantes multinacionales. ¿Por qué motivo? Sencillamente porque un traductor automático es incapaz de tener en cuenta todos los puntos mencionados anteriormente. Al menos de momento. Aquí tenéis varios ejemplos del traductor en todo su esplendor:

¿Moraleja? No dejes tu marca en manos de un traductor automático y contrata a profesionales. 😉

Podéis consultar la entrada original que escribí aquí: ¿Cómo traducir un tuit?

Consejos para traducir bien del inglés (o desde cualquier otra lengua)

Hoy quiero compartir con vosotros unas pautas que conviene recordar para llegar a entregar una traducción de calidad.

  • Tener en cuenta el contexto: sin contexto, un traductor no es nada. De la misma manera que cuando nos preguntan por la traducción de una palabra sin contexto no podemos responder, también debemos tener en mente el contexto de lo que estamos traduciendo. ¿Qué hacemos si no lo tenemos (como los casos de palabras sueltas en un Excel)? Siempre se puede preguntar al cliente. Eso no nos restará credibilidad como traductores, al contrario: debemos explicarle que el contexto es fundamental para que el resultado final sea óptimo. De hecho, blarlo tiene en su plataforma un espacio para que el traductor pueda consultar cuantas veces sea necesario sus dudas al cliente, y que esta pueda orientar al traductor con sus indicaciones.
  • Documentarse bien (siglas, nomenclaturas y un largo etcétera): la documentación es clave para una buena traducción. Sin embargo, el uso de siglas y nomenclaturas pueden traernos un largo quebradero de cabeza, por lo que es muy importante documentarnos para saber si son siglas que se traducen y cómo se traducen. Aconsejamos la lectura de este breve artículo de la Fundéu sobre la traducción de siglas.
  • Respetar la terminología: es esencial para que el texto sea homogéneo. Si se trata de la traducción de una página web o de un documento relacionado con otros que hayan sido publicados anteriormente, es recomendable que le pidamos dichos documentos al cliente con el fin de garantizar esta homogeneidad. Por otro lado, también podemos investigar la documentación en línea del cliente, que, en nuestra experiencia, casi siempre da resultado. 😉
  • Evitar las faltas gramaticales, ortográficas y ortotipográficas: es un punto que resulta tan obvio que lo hemos de incluir en esta lista. Por desgracia, existen profesionales que se venden como tal y que cometen unas faltas garrafales. Para evitarlas, recomendamos encarecidamente el uso del corrector ortográfico y una revisión después de traducir. Todos somos humanos y podemos cometer errores, por lo que la revisión es más que necesaria.
  • Hacer un uso correcto del gerundio.
  • No abusar de la voz pasiva, tan propia del inglés.
  • Recordar el uso de los puntos de exclamación/interrogación. Tampoco está de más utilizar nuestro querido punto y coma de vez en cuando. 😉
  • Revisar el uso excesivo de mayúsculas: por influencia del inglés, existe una tendencia cada vez mayor a utilizar mayúsculas innecesarias, particularmente en los títulos. En este apartado, aconsejamos la lectura de estos artículos publicados en el Centro Virtual Cervantes.
  • Respetar los nombres propios: los nombres propios de persona NO se traducen a excepción de los miembros de las familias reales, de los papas, de los santos y de determinados artistas. En cuanto a los topónimos, recomendamos la lectura del este artículo.
  • Tener presente los falsos amigos: se trata de un error particularmente frecuente en traductores con poca experiencia. Si hay alguna palabra o expresión que no te cuadrara en tu traducción, lo mejor es que vuelvas a consultar diferentes diccionarios y fuentes para cerciorarte de su significado. Es más que probable que se te haya pasado algún detalle aparentemente insignificante.
  • Adecuarse al estilo del cliente: está claro que cada uno de nosotros tiene un estilo y puede no gustar a todo el mundo. Por ello, es conveniente preguntarle al cliente por el tipo de estilo que prefiere. Si la comunicación con él es inexistente (situación que puede ocurrir), aconsejamos mantener el estilo del texto original y comprobar el estilo de traducciones anteriores publicadas en la red.
  • Evitar el uso de traductores automáticos: es un punto de manual más que evidente pero que creemos necesario subrayar debido a las barbaridades que leemos casi a diario. Y para muestra, un botón.
  • Evitar la literalidad: varios estudios han demostrado que los traductores noveles tienden a ser más literales que aquellos que son más experimentados, y suelen ser estos últimos quienes suelen brillar más en sus traducciones, probablemente debido a sus años de experiencia. No queremos decir con esto que ser literal siempre corresponda a una mala traducción sino que debemos de cuidar nuestra redacción y no caer en extranjerismos.
  • Dejar reposar la traducción y revisarla: muchos de los encargos que recibimos son para ayer y lo sabemos de sobra. Sin embargo, si hoy es de esos días en los que has sido ágil y has terminado antes de tiempo, levántate, hazte un café, estira las piernas, cambia de actividad el tiempo que puedas y revisa tu traducción. Es más que probable que hagas ciertas modificaciones para mejorar el texto puesto que puedes ver el texto desde otra perspectiva. Podríamos afirmar que este paso puede ser la clave para entregar un trabajo de calidad.

Por otro lado, también incluyo algunas aportaciones que han llegado desde Facebook y que me parecen muy acertadas. 🙂

  • Tener una imaginación desbordante cuando el original está mal redactado (prácticamente) lo que ocurre a menudo (Gaëlle Van Binst).
  • Tener en cuenta el propósito del documento y los factores culturales (Denise Tarud).
  • Saber emplear la explicitación cuando sea necesaria y tener en cuenta la audiencia meta (Francisco Govín Toalá).
  • Tener consultores de los temas que traducimos (Liliana Carlos Torres Bourguet). ¡Ojalá fuera siempre posible!
  • Tener siempre en cuenta los destinatarios y la función del TT (Steffi Wimmer).
  • El uso correcto de la fraseología, a la que se presta poca o nula atención. Cada gremio profesional tiene no solo una terminología específica, sino una forma peculiar de expresarse. Si esta no se respeta, la traducción puede ser correcta pero no se siente natural (Gustavo A. Silva).

new-piktochart_843_3ac254d7e863297e863f8f529dd5fd205375523b-512x729

Podéis consultar el artículo original que escribí aquí: Consejos para traducir bien del inglés (o desde cualquier otra lengua)