¿Sexismo lingüístico?

¡Hola a todos!

Hoy me voy a saltar la maratón de glosarios para hablaros de un tema que no es nuevo: el sexismo lingüístico.

En una de las asignaturas del máster que estoy cursando, un día el profesor insistió en que debíamos hacer hincapié en el género cuando hablamos, especialmente si nos dirigimos a un grupo de alumnos de primaria, de secundaria o incluso a sus padres. De hecho, él mismo cuando impartía sus clases (y también aparece en sus apuntes) solía desdoblar la palabra, como por ejemplo: «padres y madres», «alumnos y alumnas», «profesores y profesoras», etc. Y, después de 10 minutos explicando lo imprescindible que era, ya no pude más, e interrumpí la clase con un «¿¿pero esto es realmente necesario??». 

Durante toda mi vida, siempre he escuchado que este desdoblamiento era de lo más innecesario, y de repente, me topo con esto. Por supuesto, hace unos meses, el debate se hizo aún más patente por parte de la Real Academia, a raíz del cual unos terminaron opinando que sí era necesario, y otros se mantuvieron en su posición de que no lo era.

En fin, el profesor se lo pensó dos veces antes de contestar, y respondió algo así como: «No está de más utilizarlo, ya que no nos cuesta nada, y nos ahorramos muchos problemas», a lo que yo contesté y sigo contestando: «¿Tan difícil es darles a los chavales unas nociones de lengua española (como siempre se ha hecho), dejando claro de una vez por todas, que en castellano el genérico se emplea en masculino plural?», porque vamos, no creo que sea tan complicado, pero, al parecer, se ve que sí.

Durante la sesión, se debatió mucho sobre el tema, y muchos de mis compañeros alegaron que el principal problema no venía de las clases de lengua, sino de la mentalidad de cada persona, y que eso, desgraciadamente, no se podía tratar en dichas clases. Y digo yo: ¿Acaso la lengua no determina el pensamiento? ¿O el pensamiento determina la lengua? Otro de los grandes debates entre estas dos teorías que solemos tocar ya en primer año de lingüística, así que supongo que ya lo conoceréis.

Una compañera escribió en una red social lo muy harta que estaba (al igual que yo) de este desdoblamiento (desde mi punto de vista, inútil), y estos son los comentarios a los que ha dado lugar:

«Uno de los rasgos que caracteriza la lengua es la ECONOMÍA.»

«Como lingüísta que soy, estoy hartísima de explicar eso a mis compañeros (sean “machos” o “hembras”). Es ganas de mezclar a la lengua con cuestiones que no le competen. Entonces un hombre no es una persona? me pregunto a veces… no se puede sentir incluido por ser una palabra femenina. ¡Vaya chorrada!»

«Yo considero que la coeducación es importante y solo se consigue a través del lenguaje. La lengua es el reflejo de la sociedad y claramente tiene un sesgo machista. Ya no hablo de los genéricos eso es lo de menos pero si os fijáis en algunas palabras la mujer siempre es pormenorizada: Zorro/ zorra, Cojonudo/ coñazo… Además no creo que esté de más mencionar ambos sexos, llámalo idiotez pero indirectamente es reconocer al sexo femenino. Tal vez ahora no tenga mucha importancia porque el machismo no está tan arraigado en la sociedad pero en su tiempo tuvo mucha relevancia y las feministas lucharon mucho por ese reconocimiento (sobre todo en papeles oficiales).»

«¿Por qué hay que adaptar algo fijado a lo largo del tiempo a la falta de educación de las personas? Problemas como el machismo deben tratarse de raíz desde la transmisión de valores, no superficialmente a través de una herramienta de comunicación como es el lenguaje. Yo, como mujer que soy, soy la primera que lucha por sus derechos (aún nos queda camino por recorrer), pero no me siento ni mucho menos discriminada cuando estoy en un grupo de gente y se me trata usando el plural masculino. Es cuestión del lenguaje y sus cualidades, quien se sienta infravalorado que vea que también sucede en otros idiomas y nadie se queja; por ejemplo, en inglés “she” incluye “he” y “woman” incluye “man”, ¿y qué?, ¿también es un idioma machista? (por no tener, el inglés no tiene apenas diferencias de género, ni desinencias verbales, ni estructuras de ese tipo). Si queremos igualdad, no podemos irnos tampoco a este tipo de extremos que, desde mi punto de vista, son absurdos y artificiales.»

Os dejo este artículo para completar la entrada, de la mano de Arturo Pérez Reverte (@perezreverte), que Pablo Bouvier (@pbouvier) me ha facilitado muy amablemente.

Y ahora, compañeros (¿y compañeras?), os pregunto a vosotros (¿y vosotras?): ¿Qué opináis del tema? ¿Estáis a favor en contra de este fenómeno? ¿Por qué?

Anuncios

39 comentarios en “¿Sexismo lingüístico?

  1. Javier Pérez Alarcón dijo:

    Sinceramente, siempre he pensado que el desdoblamiento lingüístico es una chorrada, y una chorrada incómoda, además.

    ¿Para qué perder tanto tiempo especificando que hay alumnos y alumnas? Como bien dices, en castellano, el plural genérico se hace en masculino. Es así, no hay más.

    Otra cosa que me parece espantosa son los plurales con «@», o, peor aún, con «x». Como diría Ignatius J. Reilly, ¡es un atentado contra el buen gusto y la decencia!

  2. Rai Rizo dijo:

    Hola, Laeticia:

    Te dejo con un cachito de entrada que escribí hace un tiempo y que refleja fielmente lo que pienso sobre este tema:

    «Es la actitud y no el lenguaje lo que condiciona al ser humano. Dejemos en paz a las palabras. Su naturaleza per se es inmaculada pero nos empeñamos en que sean corruptibles. Tenemos plena competencia para comprender que no es el lenguaje del racista, demagogo, xenófobo o especulador el que está podrido sino su corazón. Por última vez: dejemos en paz a las palabras».

    Un saludo.

    • Traducir es descubrir dijo:

      Hola, Rai:

      Muchas gracias por el comentario. Yo sin embargo, creo que el lenguaje condiciona la percepción que tiene el ser humano del mundo, y por tanto la actitud que adopta a raíz de ella. Pero bueno, es una opinión como puede ser la de cualquier otro.

      ¿Podrías pasarme el enlace para que lea la entrada en su totalidad? Me interesa bastante.

      ¡Un saludo! 🙂

    • Traducir es descubrir dijo:

      Acabo de leer tu entrada, y me parece magnífica y digna de ser leída, sobre todo cuando dices «Actualmente, no conocemos el significado original de muchas palabras que aparecen constantemente en nuestro vocabulario cotidiano: justicia o libertad son algunas de ellas. Esto ha conducido a una supresión casi absoluta de la capacidad crítica de la ciudadanía. Nos aseguran que gozamos de libertad pero nos dicen cómo usarla.».

      Sin embargo no comparto el último párrafo, que es el que has mencionado antes, por las razones que he escrito en el comentario anterior, por ejemplo, la percepción que tienen los esquimales de la nieve es distinta a la nuestra por los distintos nombres que les ponen, y nosotros sin embargo nos limitamos a llamarla «nieve», porque no conocemos otra forma de designarla, ¿qué te parece?

      Por lo demás, ¡chapó!

      ¡Un abrazo!

      • Rai Rizo dijo:

        La nieve, que yo sepa, no tiene connotaciones negativas. Los esquimales tienen diversas formas de denominarla porque son unos auténticos expertos y conviven casi todo el año con ella. Pienso que el lenguaje, en este caso, se adapta al medio o contexto. Igual que nosotros, los que vivimos inmersos en el capital, denominados al dinero de mil formas diferentes. Convivimos con ello cada día.
        No obstante, hay otras palabras que duelen, hieren o molestan y no dejan de ser el reflejo, primero, de una mala educación y, segundo, de una sociedad que las promueve. Los niños no saben decir, por ejemplo, “gilipollas” cuando empiezan a hablar. Lo aprenden. Todo se aprende.

        Por otra parte, a mí no me molesta que digan: “¿Estamos todas?” Por mí, perfecto. Me siento totalmente incluido. Eso sí, espero que si algún día digo: “¿Estamos todos?” no salte nadie diciendo que hago un uso sexista de la lengua, principalmente, porque no me conoce y me prejuzga como machista cuando perfectamente puedo defender a ultranza los derechos de la mujer y manifestarme por ellos. Nos perdemos en los detalles, simplemente. La verdadera lucha está en atajar y condenar a esa gente que le suelta un bofetón a su mujer (¿qué le hará después?), al empresario/a (mujeres machistas a pares) que paga menos a sus trabajadoras o, resumiendo, el que menosprecia a la mujer por el mero hecho de haber nacido mujer. El resto todo son remiendos.

    • Traducir es descubrir dijo:

      Nadie dice lo contrario: ni la nieve tiene connotaciones negativas, ni nadie nace enseñado. Y, por supuesto, estas cuestiones no son más que minucias en comparación con las atrocidades que mencionas, nadie te lo discute.

      Sin embargo, te copio lo que le he contestado a Pablo:
      « (…) nuevo concepto de «enseñanza de calidad». ¿Desde cuándo se ha hablado de una enseñanza de calidad? Pues señores, desde hace bien poquito, porque hace unos 10 o 20 años, esto ni siquiera existía. De hecho si alguien examina el preámbulo del borrador de la LOMCE (la Ley de Educación que aquí los mendas quieren sacar), verá que introduce muy claramente el concepto de competitividad en la educación con fines economicistas desde el primer momento. Hablando en plata, que nos venden la educación como si fuera un producto que puedes adquirir en el Corte Inglés o en el Mercadona, en vez de plantearla como un derecho de todos los ciudadanos españoles.»

      Con esto te quiero decir, que ahora todo el mundo conoce y entiende (supuestamente) este concepto, mientras que hace unos cuantos años, no, ¿por qué? Pues sigo con mi teoría de que el lenguaje condiciona la percepción de la realidad.

      • Rai Rizo dijo:

        El lenguaje lo crean y lo alimentan las personas. Y, desde luego, funciona como un mecanismo sensacional de manipulación. Las palabras y los discursos funcionan desde tiempos remotos como un arma de sumisión-manipulación a cualquier escala. Nadie creo que pueda poner en duda el hecho de que el lenguaje condiciona nuestras vidas. ¿Por qué nos retorcemos de dolor cuando leemos un texto administrativo? Precisamente busca con el oscurantismo de su expresión que nos enteremos de la misa, la mitad. Por supuesto.
        Pero siempre, al principio de la cadena está el ser humano que manipula a conciencia. Los últimos responsables somos nosotros. ¿Cuándo alguien realiza un disparo y hiere/mata a alguien quién es el último responsable, el francotirador o el arma?

    • Traducir es descubrir dijo:

      Está claro que el lenguaje no nació solo y que los primero responsables somos nosotros, nosotros quienes creamos el lenguaje, y a la vez, quienes condicionamos con él. El lenguaje lo crean y lo alimentan unas cuantas personas, que a su vez condicionan la percepción de la realidad de la mayoría, que es lo que venía diciendo (aunque la nieve no tenga nada que ver con esto), o lo que es lo mismo y venimos diciendo ambos: manipulación y lenguaje van de la mano.

  3. Raquel dijo:

    ¡Muy buena entrada! Yo lo he pensado muchas veces y lo encuentro una chorrada. Siempre he oído decir que el español es una lengua machista por eso, pero yo no lo veo de ese modo. De pequeña me dijeron que el masculino servía para incluir a ambos y para mí siempre ha sido así. No hay que ser tan puntilloso, pienso yo.

    Un saludo

  4. sergionunezcab dijo:

    Me ha encantado esta frase: «y digo yo: ¿Acaso la lengua no determina el pensamiento? ¿O el pensamiento determina la lengua?».

    De unos años a esta parte, la correctitud política desproporcionada se ha abierto paso en nuestra cultura desde el otro lado del charco. Esta es solo una faceta más.

    Muy buena entrada.

    Un saludo,

    Sergio

  5. Pablo Bouvier dijo:

    Al igual que Rai, te dejo algo que encontré en Internet hace tiempo: el lenguaje es un prisma a través del cual contemplamos la realidad. Actualmente se utiliza la manipulación lingüística para diluir la realidad. El lenguaje, como medio de comunicación e instrumento de pensamiento, se ha degradado hasta llegar a ser primitivo e instintivo. Los conflictos no se pueden resolver con la manipulación lingüística, tan solo pueden complicarse. Hagamos todos examen de conciencia.

    A un servidor se le antoja que el debate sexista en el idioma se debe más a intereses políticos, esencialmente de izquierdas y afines, que a motivos razonados y razonables. Al igual que las últimas estupideces incluidas por la Real Academia de la Lengua en el DRAE obedecen más a intereses económicos de sus eufemísticamente autodenominados «promotores» que al auténtico cuidado y preservación del idioma. En resumen, a la «manipulación lingüística».(véase http://bit.ly/3KkCKW ).

    Y… ¿que quieres que te diga? A mí, lo de «limpia, fija y da esplendor» me recuerda más a un anuncio de los polvos Netol ( http://bit.ly/UOotCk ) que a otra cosa…

    • Traducir es descubrir dijo:

      Desde luego, estoy más que convencida de que los intereses políticos están detrás de lo que sale a flote, y sino, no hay más que ver el nuevo concepto de «enseñanza de calidad». ¿Desde cuándo se ha hablado de una enseñanza de calidad? Pues señores, desde hace bien poquito, porque hace unos 10 o 20 años, esto ni siquiera existía. De hecho si alguien examina el preámbulo del borrador de la LOMCE (la Ley de Educación que aquí los mendas quieren sacar), verá que introduce muy claramente el concepto de competitividad en la educación con fines economicistas desde el primer momento. Hablando en plata, que nos venden la educación como si fuera un producto que puedes adquirir en el Corte Inglés o en el Mercadona, en vez de plantearla como un derecho de todos los ciudadanos españoles.

      Así que, estoy totalmente de acuerdo contigo cuando dices que esto se parece más a un anuncio que a otra cosa.

      ¡Un abrazo!

  6. Paula Moreira Sordi dijo:

    Hola, Laeticia,

    Soy brasileña (no soy traductora, pero estudiante de Lenguas) y con el portugués últimamente tenemos ese mismo problema… y me parece de hecho no solo innecesario sino artificial – y eso, en realidad, es lo que me preocupa más.

    Saludos 🙂

  7. Kolpinia dijo:

    Pues aunque el desdoblamiento parezca una tontería y probablemente sea engorroso, me parece importante hacerlo cuando se pueda. ¿Por qué en castellano el masculino engloba a los dos géneros? ¿Hasta cuándo?

    Me niego a decir “nosotros” cuando hablo yo, desde el femenino, o vosotros cuando hablo a mis compañeras y un compañero. El lenguaje lo cambiamos los hablantes y el uso del masculino genérico invisibiliza a la mujer. Es hora de que busquemos alternativas para un uso no sexista del lenguaje. El femenino también puede englobarnos a todos y a todas ¿o no?

    • Traducir es descubrir dijo:

      Muchas gracias por tu comentario, Kolpinia.

      Yo, como mujer, no me siento ni atacada, ni «invisibilizada» ni mucho menos si alguien se refiere a un grupo de personas en el que me encuentro con un «vosotros», al contrario.

      Si se sigue utilizando un plural masculino para el genérico, es porque se ha hecho así desde siempre, puede que en su momento, por razones machistas ya que la Historia demuestra que nuestra sociedad era patriarcal y hace muy poco que la mujer tiene voz y voto; pero esto no significa que siga siendo así.

      Dices que es hora de buscar alternativas para un uso no sexista del lenguaje, pero no me queda claro qué propones, además del desdoblamiento. Personalmente, esta solución me parece muy recargada y muy poco práctica de usar, porque, precisamente por lo que se caracteriza la lengua, es por la economía, y si con un «vosotros», me ahorro una palabra, pues mucho mejor.

      • Kolpinia dijo:

        ¡Hola de nuevo!

        Hay multitud de manuales con recomendaciones para un uso no sexista del lenguaje. Este es sólo uno más: http://portal.uned.es/pls/portal/docs/PAGE/UNED_MAIN/LAUNIVERSIDAD/VICERRECTORADOS/GERENCIA/OFICINA_IGUALDAD/GUIA_LENGUAJE.PDF

        Permíteme discrepar, con todo mi respeto por tu opinión:

        1) El hecho de que algo se haya “hecho así desde siempre” no puede justificar, a mi entender, nuestra toma de posiciones actual. Si eso fuera así, seguiríamos en el Paleolítico.

        2) “nuestra sociedad era patriarcal” y sigue siéndolo, si seguimos hablando de violencia de género, la imposibilidad de romper el techo de cristal o la desigualdad de oportunidades laborales.

        3) No me siento invisible, pero quiero militar con mi lenguaje por causas que me parecen justas, porque si hablo igual que alguien que sí invisibiliza a la mujer, ¿qué me diferencia de ellos?

        No nos equivoquemos, el feminismo es un movimiento de hombres y mujeres, por la igualdad, juntos, no por la exclusión.

      • Traducir es descubrir dijo:

        Te contesto por puntos, que creo que se ve más claro, como has hecho tú. 😉

        1. Por supuesto, el hecho de que se haya hecho así siempre, no significa que debamos seguir por el mismo camino, me refería a que siempre se ha hecho así, y nunca ha habido problemas por ello. Dudo mucho que la violencia de género se produzca por utilizar un «vosotros» en vez de un «vosotros y vosotras».

        2. Nuestra sociedad sigue siendo patriarcal, pero cada vez menos, al menos en la sociedad occidental, por esto de que ahora las mujeres tienen trabajo y que se reparten las tareas del hogar con los hombres más que hace 50 años.

        3. Lo que te diferencia de ellos, son tus ideas, tu forma de actuar, ¿te parece poco?

        Y por supuesto, un debate está hecho para discrepar y aportar ideas entre todos. 😉

  8. Magda HC dijo:

    Yo estoy totalmente de acuerdo contigo. De hecho, este tema incluso está empezando a ponerme los nervios a flor de piel, porque estoy comenzando a entender que no vamos a poder parar este movimiento así como así y temo un futuro en el que me envíen a la hoguera por no decir “los alumnos y las alumnas”.

    Para mí, a parte del hecho de que el masculino plural sea el término no marcado y punto (que yo no soy quién para discutir este tipo de cosas), también hay otros elementos que hacen que este uso me parezca no solo erróneo, sino casi repulsivo.

    En primer lugar, es tremendamente cansino. Alarga sin necesidad textos escritos y discursos.

    En segundo lugar, el escritor u orador nunca es consistente al 100% y termina olvidando siempre algún pronombre, determinante o incluso sustantivo. ¿Por qué? Pues porque para hacer este doblete siempre y “bien” (si es que puede hacerse bien algo incorrecto) hay que estar muy pendiente y gastar muchas energías en no olvidar al género femenino (no al sexo, a nosotras en realidad nunca se nos ha olvidado porque siempre hemos estado ahí en los plurales masculinos) en ninguno de los casos.

    Por supuesto, ni que decir tiene que el uso del arroba o de la barra me parecen igual de aberrantes. No sé, puede que sea bastante poco tolerante en este aspecto de la lengua, pero ya digo que me agobia y que me han enseñado tanto, y tan racionalmente, a no usarlo, que no puedo soportar un futuro donde no quepa otra opción.

  9. Lorena Amutio Ibáñez dijo:

    Hola, Laeticia:
    Cuando he leído tu entrada, inevitablemente me he trasladado al 99, cuando pisé por primera vez una universidad alemana y me sorprendió que se dirigieran a nosotros como “Liebe Studentinnen und Studenten” y siempre emplearan ambos sexos en todos los impresos escritos, en las charlas y, en general.
    En Alemania, que nos llevan 20 años de ventaja con respecto a este problema, las universidades y otros organismos, suelen tener una guía del lenguaje no sexista, en las que ofrecen pautas de cómo escribir sin caer en expresiones sexistas. Por ejemplo:
    http://www.berlin.de/imperia/md/content/sen-frauen/sprache.pdf?start&ts=1188881015&file=sprache.pdf
    Aunque yo siempre me he sentido incluida en el masculino como genérico, hoy me he sorprendido con un ejemplo de la pág. 6 de este documento. En un recuadro gris, se describe de forma genérica una función del alcalde:
    «El alcalde es el superior jerárquico de funcionarios, empleados y trabajadores del municipio. Puede encomendar el estudio de determinados asuntos a dichos funcionarios y empleados.»
    A continuación, formula la siguiente pregunta: «Al leer el texto anterior, ¿cómo se ha imaginado al “alcalde”: así… o así?»
    Seguidamente hay dos caricaturas: a la izquierda de “un alcalde” y a la derecha “de una alcaldesa”.
    Sorprendentemente y, siendo sincera conmigo misma, yo me he imaginado al alcalde, no a la alcaldesa… Así que, algo de cierto hay en la “invisibilidad” del sexo femenino al generalizar en masculino. Otra cuestión diferente es que la mejor solución sea duplicar todas las palabras para integrar a todos y todas 😉 cuando hablamos…
    Una de las soluciones por la que abogan en Alemania es el uso de palabras neutras, que no son siempre fáciles de encontrar en nuestro idioma. En algunos medios alemanes caricaturizan esta propuesta afirmando que ya no se va a poder utilizar ni la palabra “madre” que pasará a ser algo así como “miembro de la unidad familiar”.
    Según Kant: «Toda lengua es designación de los pensamientos, y, a la inversa, la forma más eminente de designar pensamientos es la que se vale del lenguaje, este máximo medio de entenderse a sí mismo y entender a los demás.»
    Así que la reflexión que deberíamos hacer es: ¿nos entendemos a nosotras mismas a través de este lenguaje “sexista” que utilizamos?
    ¡Un saludo!

    • Traducir es descubrir dijo:

      Hola, Lorena:

      Ante todo, muchísimas gracias por tu comentario.
      Respondiendo a tu pregunta, por lo que a mí respecta, creo que este lenguaje «sexista» no ha sido una barrera para mis tareas de comunicación, tanto como emisora del mensaje, como receptora, y si no te lo crees, mira el principio de la entrada donde he escrito «¡Hola a todos!» y no «todos y todas», y, por ahora, ninguno ha hecho hincapié en ello, al menos en los comentarios, por lo que debo entender que ninguna se ha sentido ofendida (como tampoco me sentiría yo).

      Abrazos,

      Laeticia

  10. Ángel Hidalgo dijo:

    Si no me equivoco hay dos tipos de sociedades: matriarcales y patriarcales. Por suerte o por desgracia (me imagino que tendrá sus ventajas e inconvenientes, como todo) nuestras raíces vienen de una sociedad patriarcal y con raíces cristianas. Dios (dicen las escrituras) hizo al hombre a su imagen y semejanza y después le dio a la mujer. También Jesucristo (un hombre) es considerado hijo de Dios o Dios mismo. Quizá hay que buscar en nuestras raíces occidentales el por qué de la utilización del masculino plural para incluir también a las mujeres, esto son solo especulaciones lo mismo me equivoco. Desde mi punto de vista es algo inocuo, si nos pusieramos a buscar siempre las 3 patas al gato no terminaríamos nunca y veríamos machismo (o lo que quisieramos ver) en cualquier parte, lo que me molesta es esta nueva utilización del lenguaje encorsetada por lo políticamente correcto y que cada vez va a más y a peor. Casi echo espuma por la boca cuando veo a los políticos engominados usar “hombres y mujeres” “nosotros y nosotras” etc. en un desesperado intento por parecer feministas y ganar unos cuantos votos más; no hablemos ya de los iluminados que deciden crear palabras nuevas como “miembras”, ¿Por qué no también policío, o economisto?

    El objetivo de una lengua, siempre que no sea utilizada con fines estéticos, no es el de ser clara y concisa? Si aceptamos esto deberíamos aceptar que la utilización del masculino plural para englobar a los dos sexos es mucho más eficaz que la utilización del desdoblamiento.

    • Kolpinia dijo:

      ¡Hola Angel!

      Respeto la opinión y la sabiduría de Ignacio del Bosque; sin embargo, nacido en 1951 y miembro de la R.A.E., una institución donde sólo hay cinco mujeres… pues me parece más bien que habla y defiende, como corresponde, nuestras venerables y rancias tradiciones lingüísticas.

      Estupendo, pero ¿qué autoridad tiene desde el punto de vista de la igualdad y la lucha contra el sexismo? Me pregunto.

      No miremos a la R.A.E. en busca de innovación lingüística, porque no es esa su tarea.

      • Ángel Hidalgo dijo:

        Vaya, su argumento es únicamente que este hombre es “mayor” y que pertenece a la RAE? Yo me fío más de un catedrático de la lengua y académico que de alguien que ha escrito una guía y que seguramente sea un enchufado y haya recibido una buena suma por hacerlo. Por otro lado esas 5 académicas, reconocidas escritoras, mujeres cultas y con formación le dan la razón a este hombre, por algo será. En este foro tenemos también ejemplo de mujeres con formación y seguramente muy inteligentes que no se sienten ofendidas por la utilización del masculino genérico. Por lo menos este hombre tiene una formación, y de lengua, linguistica e historia de la lengua seguramente entiende más que usted y que yo. Venerables y rancias tradiciones lingüisticas? Para mi lo rancio (y bordeando el fascismo) es querer imponer en una guía la utilización del lenguaje; lenguaje que se ha ido formado a lo largo de cientos de años. Este viejo varón por cierto ha demostrado que estas guías han sido confeccionadas en su mayoría sin consultar a especialistas, y encima en algunas de ellas se amenaza con multa por parte de la administración! Lo dicho, bordeando el fascismo.

        Por favor hay algo más ridiculo y engorroso que esto?

        “«Sólo los venezolanos y venezolanas por nacimiento y sin otra nacionalidad podrán ejercer los
        cargos de Presidente o Presidenta de la República, Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta
        Ejecutiva, Presidente o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepresidentas de la Asamblea
        Nacional, magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Presidente o
        Presidenta del Consejo Nacional Electoral, Procurador o Procuradora General de la República,
        Contralor o Contralora General de la República, Fiscal General de la República, Defensor o
        Defensora del Pueblo, Ministros o Ministras de los despachos relacionados con la seguridad de
        la Nación, finanzas, energía y minas, educación; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o
        Alcaldesas de los Estados y Municipios fronterizos y de aquellos contemplados en la Ley
        Orgánica de la Fuerza Armada Nacional.»
        «Para ejercer los cargos de diputados o diputadas a la Asamblea Nacional, Ministros o
        Ministras; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de Estados y Municipios no
        fronterizos, los venezolanos y venezolanas por naturalización deben tener domicilio con
        residencia ininterrumpida en Venezuela no menor de quince años y cumplir los requisitos de
        aptitud previstos en la ley.»”

        Para decir 4 cosas, 2 parrafos y mucha morralla

  11. Ángel Hidalgo dijo:

    Como futuro filólogo me niego a que la estupidez se imponga a la razón (baste ver el último ejemplo que he puesto) y lucharé para que no sea así, aunque me temo que el lobby feminista y todo su aparato tienen un gran poder y no será tan facil: hay mucho político, amigo de político, amigo de amigo de político etc, mamando de la teta del estado a través de los institutos de la mujer, secretarías y comisiones de igualdad… Menudo negocio hay montado alrededor del feminismo, que más bien se acerca al feminazismo (ej. Amenazas de multas a los que incumplan las directrices de las guías contra el sexismo)

  12. Alba dijo:

    Hola Laeticia:

    Yo soy de tu opinión, y además considero que este tema es una chorrada muy grande. Y encima un engorro. Pero la realidad es, que si tu profesor lo hace así, es porque prácticamente les obligan a hacerlo. Mi madre dirige una escuela pública y tiene que redactar de esta forma cualquier documento. Y está harta, como muchos lo estamos, pero ya te digo que es prácticamente una obligación. Lo que me planteo es si el plantarse ante estas obligaciones podría traernos algún problema o no. Yo, de momento, no me he visto en tal situación, pero cuando doy clases jamás me dirijo a mis alumnos como “niños y niñas”.

    Ésta es mi opinión y experiencia. Y, por cierto, aunque no sea nada nuevo, es un tema muy interesante.

    • Traducir es descubrir dijo:

      Hola, Alba:

      Muchas gracias por dejarnos tu opinión a raíz de tu experiencia, o la de tu madre, porque como ella, estoy segura de que hay más de un profesor o director que esté harto de esta situación, porque ya, más que algo optativo, se está convirtiendo casi en una obligación, y me parece una barbaridad, pero bueno, son opiniones. 😉

      Abrazos,

      Laeticia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s