¡Hoy toca gimnasia ocular!

¡Hola a todos!

Muchos de los traductores e intérpretes pasamos un tiempo considerable frente al ordenador, que es, al fin y al cabo, nuestra herramienta de trabajo. Pero, ¿os habéis parado a pensar el daño que puede hacer no solo tanto tiempo delante de una pantalla (ya sea de ordenador, de tableta, de móvil o de televisión) sino también la contaminación, el aire acondicionado, una mala alimentación y un largo etcétera?

Sinceramente, yo no me lo había planteado seriamente, hasta que estuve hablando con especialista en la materia y lo quiero compartir con vosotros, ya que al fin y al cabo, nuestro bienestar y nuestra salud siempre debe ser nuestra prioridad.

Lo que os propongo hoy es una sesión de gimnasia ocular. Y sí, existe.

Todos los factores que he mencionado anteriormente favorecen la aparición de la presbicia (o lo que más comúnmente se conoce como vista cansada) o de enfermedades oculares como las cataratas o la degeneración macular asociada a la edad (que es un trastorno ocular que destruye lentamente la visión central y aguda, y que dificulta la lectura y la visualización de los detalles). Sin embargo, existen unos ejercicios que pueden atrasar la presbicia de 5 a 15 años, y hasta pueden ayudarnos a mejorar nuestra capacidad visual.

Estos son los cinco ejercicios que os permitirán fortalecer la vista:

Hacer un barrido visual: Sentados, cogéis un lápiz y lo movéis de derecha a izquierda 20 veces, movimiento que tenéis que seguir con la vista. Este ejercicio retrasa la presbicia si uno se entrena de forma regular antes de los 45 años.

Pestañear: Durante unos segundos, tenéis que pestañear muy rápido. Además de provocaros lágrimas, el efecto estroboscópico (el alternar luz y oscuridad) provoca una sensación de relajación. Este ejercicio va dirigido sobre todo a las personas cuyos ojos apenas producen lágrimas, a los que llevan lentillas y a las personas que trabajan mucho con el ordenador (en este caso, nosotros).

– Bostezar: Después de forzar unas cuantas veces el bostezo, éste llegará sin mucho esfuerzo. Bostezad unas 20 veces con el fin de activar las glándulas lacrimales y de lubrificar el ojo. Así, se evitan las irritaciones en los ojos y encima acabamos con una sensación de relajación en el cuerpo que no nos lo quita nadie. 😀

– Hacer círculos con la vista: Los hacemos como si siguiéramos las agujas de un reloj, sin mover la cabeza. Hay que llegar lo más lejos posible tanto arriba, abajo, a la derecha y a la izquierda. Practicad diez rotaciones en el sentido de las agujas del reloj y luego a la inversa. Este ejercicio sirve para el estímulo del conjunto de los músculos del ojo.

– Mirar fijamente un punto: Este punto podría ser la llama de una vela. Tiene que estar a 45 cm de vosotros y tenéis que entrenaros a verla nítidamente. Después, tenéis que fijar la vista sobre un objeto que esté a 2 m de vosotros. Y ya por fin tenéis que alternar lo más rápido posible la visión de lejos y de cerca durante unos minutos. Este ejercicio mejora la acomodación visual (que es la facultad del ojo para enfocar con nitidez) y desarrolla la concentración de trabajo y de lectura.

Como os habréis dado cuenta, estos ejercicios son de lo más sencillo, gratis, y os pueden robar como mucho media hora de vuestro tiempo. En cuanto a las ventajas… ¡con deciros que una mujer de 35 años miope y con astigmatismo empezó a hacer estos ejercicios y con 54 años había recuperado el 80% de vista! Increíble pero cierto. Así que ya sabéis, podéis hacerlo al levantaros, en la ducha, en un descanso, antes de acostaros… las posibilidades son infinitas y vale la pena.

¡Animaos y no descuidéis vuestra vista, que vale millones! 🙂

Anuncios